1.5.16


SE GANA EN LA CANCHA

1.5.16

 | HANDBALL FEMENINO | En el deporte, los puntos se deben ganar en el terreno de juego. No existe otra forma valedera, aunque algunos pretendan lo contrario. A las chicas de Vélez, las quieren privar de un sueño utilizando medidas de escritorio, extradeportivas.


Desde la década del noventa, más precisamente de 1994 en adelante, Vélez sentó su huella en el Fútbol Argentino y Mundial. Fue campeón de todo y les ganó absolutamente a cada uno de los rivales a los cuales le tocó enfrentar. Venció en finales y dejó afuera de competencias internacionales a grandes del país como Boca, River o Independiente. Clubes que estaban acostumbrados a apoderarse de todo. En el sentido más amplio de la palabra. A partir de ese entonces es que Vélez, nuestro Vélez, se convirtió en una piedra en el zapato para estos poderosos. No podían, y no pueden, creer cómo un club que no era de los falsos históricos cinco grandes podía generarles tantos dolores de cabeza. Antecedentes hay miles y datan de muchos años atrás. Pero no hay que irse muy lejos para recordar el más reciente. El año pasado, el Fortín - ya clasificado - se vio sometido a tener que jugar ante Boca en Mar del Plata para ver cuál de los dos accedía directamente a la Fase de Grupos de la Copa Libertadores. Asqueroso y ridículo por donde se lo mire. Sin sustento legal alguno, más que el mero interés de beneficiar al vigoroso. Maniobra puramente de escritorio. Hoy el Mundo Fortinero está siendo castigado por una artimaña similar. Igual de indigna y vil. Lejos en ésta ocasión del ambiente futbolístico, la operación en contra de Vélez se trasladó al handball. Nuestras chicas de Inferiores lograron con muchísimo esfuerzo el tan anhelado ascenso a la A. No fue fácil, claro está. Pero los números hablan por sí solos: ganaron, en la cancha, 59 partidos sobre 63. Apabullante. Nada para decir en el aspecto deportivo. Es por eso que Nuestra Señora de Luján, directo competidor, dio un manotazo de ahogado y apeló al lado administrativo para realizar una denuncia que tiene en jaque el ascenso logrado por nuestras jugadoras.

Vélez Gigante tuvo la posibilidad de hablar con Ariadna Gonda y Camila Coria, integrantes del equipo de Juniors, para que den a conocer la triste historia que hoy les toca vivir.


- ¿Cómo empieza todo?

Nosotros descendimos en el 2014. En junio bajamos de categoría y pensábamos que en diciembre íbamos a volver a lograr el ascenso. Pero no pudimos en ese primer torneo. Entonces desde enero del año siguiente se planteó que, debido al buen nivel de jugadoras que teníamos, el objetivo no podía ser otro que ascender.

- ¿Cómo está compuesta la tira de Inferiores?

La componen cinco categorías: infantiles, menores, cadetas, juveniles y juniors. Pero comienzan a sumar puntos para ascender, en sumatoria general, desde cadetas. Es decir, se suman tres categorías para una tabla general. De ahí, los dos primeros, ascienden.

- ¿Cuál es el problema? ¿Qué es puntualmente lo que denuncia Nuestra Señora de Luján?

Ellos denuncian que Micaela Casasola, una jugadora de nuestro Club, estuvo mal incluída en el Torneo de Fe.Me.Bal 2015 por pertenecer al Thames de Londres durante el 2015 y recién ahora que se realizó el pase (febrero del 2016) volvió a pertenecer a Vélez y a Fe.Me.Bal.

¿Cuál fue la situación que vivió Micaela por la que se generó todo este reclamo?

Mica tuvo un gran Mundial Juvenil en Macedonia (2014) y quizá muchos clubes se pudieron haber fijado en ella. Pero la realidad es que se fue a Londres por un tema personal. Se fue a pasar dos meses con el hermano (Tiago, en ese entonces jugador del Fulham) y su novio. Fue de visita. Nunca lo hizo pensando en que iba a jugar. Sabía el objetivo que teníamos este año en Inferiores y era muy importante para ella también. Fue a probar, lo tomó como una experiencia más. Lo primero que hizo nuestro coordinador, Daniel Betti, fue llamar a la persona que contactaba siempre ante una situación así: Miguel Ángel Zaworotny. Él se encargaba de los pases y las cuestiones legales de los clubes. Hoy en día no está más, parece que renunció.

- ¿Y qué le dijo? ¿Cómo lo asesoró?

Lo que le dijo esta persona fue que había tres condiciones por las cuales Mica no necesitaba hacer ningún papeleo administrativo. Una, la minoría de edad. Ella viajó a Londres con 17 años. Dos, que no tenía ningún contrato con el Club Thames. No hubo propuesta alguna y ella tampoco firmó ningún papel. Y tres, que volvía a Vélez, su club de origen. Podía ir, entrenar e incluso jugar, y luego volver que no iba a haber ningún tipo de problema.

- Si ni ella, nadie de su familia y tampoco alguien de Vélez firmó el transfer, ¿quién fue?

Nosotros ni siquiera sabíamos que ese transfer había salido. El que lo firmó fue Miguel Ángel Zaworotny. Y lo que dice la gente de Luján es que no hay firma ni del club ni de la familia de Micaela. Pero Vélez no sabía nada de todo esto. Se hizo a nuestras espaldas. Quizá nosotros pecamos de ingenuos o inexpertos en estas situaciones, pero no hubo nunca mala intención para incluirla mal o algo por el estilo. Mica volvió para jugar la tercera fecha del Torneo Apertura y jugó todo el año. Si nosotros la teníamos mal incluída, en vacaciones de invierno lo hacíamos bien. No íbamos a esperar a fin año cuando estábamos a punto de ascender. Ellos denuncian que nosotros no sabíamos el paradero de Mica. Nosotras somos amigas de ella y compañeras desde los siete años, desde minis. Por supuesto que sabíamos dónde estaba, pero no sabíamos que había un pase firmado y por alguien que no es su papá.

- ¿Qué dice el reglamento en cuanto a una menor de edad? ¿Firma contrato si se va al exterior?

Anteriormente era una cosa, pero cambió hace unos años. Nos enteramos ahora cómo es bien el sistema. Cuando sos menor de edad y te vas a jugar al exterior sin cobrar, como el caso de Micaela, hay un pase oficial que hay que llenar, pero con consentimiento del jugador. El pase está como para decir qué jugadora está jugando en el extranjero. Pero como no cobra y es amateur, es para que se enteren en Europa que entró una jugadora, en este caso argentina. El problema es que Miguel Ángel Zaworotny firmó ese pase haciéndonos creer a nosotros que no había que firmar nada.

- Resulta extraño también que Nuestra Señora de Luján no pida la nulidad de todos los puntos de Vélez..

No, ellos no piden eso. No dicen nada tampoco del Torneo Metropolitano en el que Mica representó a la Selección. Solo piden los puntos que necesitan para poder ascender. La justificación de ellos es decir que el supuesto transfer de Micaela llega en una fecha y por eso hacen solo el reclamo de cierto partido. Nosotros no sabemos desde cuándo ellos manejan esa información. La Fe.Me.Bal está compuesta por delegados de un montón de clubes, pero Vélez no tiene a nadie. La información salió de delegados de Luján que están en la Federación y se enteraron del mal manejo de ésta. Nosotros nunca supimos nada. Esa noticia corrió de ahí dentro.

- ¿Creen que se pudo haber filtrado adrede?

No creemos que sea algo para perjudicar a Vélez. Pero este es un ambiente muy chico, somos pocos. Quizá fue una persona de otro club la que habló. Pero no creemos que se la hayan querido agarrar con Vélez, sí que tomaron ventaja y aprovecharon la situación para sacarle provecho ellos y culpar siempre a nuestro club.

- Es medio contradictoria la postura de Luján porque, por un lado, ellos hacen el reclamo para ascender culpando a Vélez, pero también afirman que saben que no hubo mala intención de su parte.

Lo que buscaron fue ver qué club podía haber cometido algún tipo de error administrativo, para sacar una ventaja personal. Claramente el error no es nuestro, no es de Vélez, es de la Fe.Me.Bal. El pase de Micaela está firmado por una persona de la Federación, no tiene nada que ver con nosotros. Lo que planteamos ahí es: si ella se fue a representar a la Selección metropolitana, ¿por qué nosotros vamos a pensar que hay alguna irregularidad con Fe.Me.Bal? Está representando a esa entidad. Mal incluída no puede estar nunca.

- ¿Ustedes lo desligan a Daniel Betti de toda responsabilidad?

Sí, personalmente sí. Y también creemos que el club confía ciegamente en el Tano. Lo tuvimos como entrenador y la realidad es que formó casi todo lo que son ahora las Inferiores de Vélez. Él siempre nos vino de frente, nos contó todo lo que pasó y nos mostró todos los papeles y las pruebas que tenía. Nosotros confiamos en la palabra de la persona que nos dirige.
Daniel es una persona que está en el ambiente del handball desde hace muchos años. Conoce muchísima gente. Tuvo chicos que hay están en la Selección Mayor como los hermanos Fernández y Guido Ricobelli, que se fueron a jugar de pibes al exterior. Sabe con quién tiene que comunicarse para casos así. Él quizá desconocía el papeleo, porque era la primera vez que laburaba como coordinador. Siempre fue entrenador, de nuestro club y también de otros. Pero era su primera experiencia como coordinador. Entonces acudió a la persona indicada.


- ¿Creen que tuvo que ver el peso de un club y de otro? Vélez es relativamente nuevo en el deporte y Luján uno de los grandes históricos.

A nuestro criterio sí. El hecho de ser nuevos en la actividad (inició en 2004) y también el no tener gente o peso en los lugares donde quizá deberíamos.

- ¿Se puede explicar con palabras lo que están sintiendo ustedes? Imagino que mucha bronca por todo el esfuerzo realizado.

No desligo a Luján, a Ballester ni a nadie del esfuerzo porque todos entrenamos en playón, con frío y calor, es algo del deporte también. Pero realmente nosotras jugamos todo el año con tres Juniors en cancha y con cuatro pibas juveniles que jugaban 60 minutos. Que te vengan a decir ahora que nos aprovechamos de una situación, creo que no fue así, fuimos los que menos provecho de algo sacamos. Porque a Micaela la matan a palos en los dos partidos, porque las pibas corren 60 minutos y porque nos costó. Nos salieron las cosas, pero porque laburamos, no porque los partidos fueron fáciles y nada más. Si íbamos ganando por tres, tratábamos de ganar por diez porque la diferencia de gol también influye en las generales.

- ¿Cómo está Mica? No debe ser nada fácil estar en los pantalones de ella ahora. ¿Se siente responsable?

Personalmente, desde que empezó todo esto nunca salió de nadie del club ni de nosotras culpar a Mica ni creer que ella o la familia hicieron algo malo. Siempre se confió, y se confía, en la palabra de ella y de la familia, porque nació acá, la conocemos a ella, a su hermana y a los papás. Creo que está tranquila porque siente el apoyo nuestro, porque para nosotros es un problema común, no es de Micaela sino que ya lo pasamos a otro ámbito, es un problema de todos. Es un conflicto de las chicas pero también de los varones, que están aportando un montón a la causa. Ella tiene la conciencia tranquila porque sabe que no hizo nada malo.

- Desde febrero que entrenan y saben que no van a poder competir, ¿cómo manejan eso en su cabeza?

Tratamos de mantener la calma lo mejor que se pueda. Lo que tiene es que, por un lado da mucha bronca, pero por otro querés seguir porque esta decisión se va a tomar y juguemos donde juguemos vamos a tener dos partidos por semana. El torneo arrancó en marzo, ya hay cinco fechas jugadas y las tenemos que recuperar en un mes, ya sea que nos quedemos en la B porque tenemos que estar bien paradas y si nos quedamos en la A para mantenernos.

- ¿El Torneo de la B tiene la misma metodología que el de la A?

En tiempos y cantidad de fechas son iguales. En la A, el primer torneo es el clave para mantenerse, mientras que en el segundo ya te mantenés en la categoría. En el torneo de la B mantenés categoría en el primero, pero en el segundo podés ascender a la A. Este era el torneo fuerte para nosotras.

En las cartas que hacemos, mencionamos que el torneo en estas condiciones no debería haber empezado. En el fixture aparece “Vélez o Luján”, por lo tanto las fechas que deberíamos jugar alguno de los dos equipos no se juegan. Es una falta de respeto que haya comenzado en estas condiciones. Demuestra la desprolijidad de la Federación y la actividad en general. Luján nos culpa a nosotras porque decimos “Se gana en la cancha” y justifican “Entonces que se juegue sin reglamento”. Nosotras claramente no proponemos eso. Sabemos que la entidad tiene un montón de fallas pero eso no quiere decir que si la palabra de ellos es una, vos tenés que hacer otra cosa. Nosotras confiamos en lo que nos dijo Fe.Me.Bal, que es el único ente regulador que tenemos ahora. Nosotras tenemos que entrenar y jugar. No es que nos desinteresa el reglamento, pero pagamos a una Federación que se encarga supuestamente de hacer bien estas cosas.

- ¿Cómo se sienten ustedes respecto a la Fe.Me.Bal? ¿Les están dando la espalda?

No supieron manejar la situación. Creo que pensaron que este pase mal hecho nunca iba a salir a la luz ni iba a tener esta trascendencia para los dos clubes. No creo que sea bronca contra Vélez ni que tengan un problema contra la Institución. Hoy en día creo que Luján tiene más peso que nosotras y personalmente sentimos que se lavaron las manos. Ellos deberían hacerse cargo del error que tuvieron, pero no culpar a Vélez ni a Luján sobre esto.

- Tuvieron apoyo de los varones e incluso de las chicas de hockey. ¿Qué les genera?

Nos encanta, me parece que es la única manera de intentar salir adelante, estando todos juntos. Si podemos lograr que nos ayuden de todos los deportes, mucho mejor aún. Ahora lo van a decidir los delegados de cada club. El 3 de mayo tienen que votar en Asamblea y no va a tener tanta influencia el apoyo, pero sabemos que si nos va mal, dimos todo. De todo lo malo que está pasando nos sirvió muchísimo el apoyo que recibimos. Ver a los varones entrar a la cancha con el banner o juntarse todos a armar la carta que hicimos, es muy lindo. Ellos no están siendo afectados, así todo salen a bancarnos y defendernos.

- ¿Cómo sigue todo? ¿Vélez necesita dos terceras partes de los votos de la Asamblea?

Lo nuestro pasó por muchas instancias. Primero hubo tres apelaciones por parte de Luján a los fallos y luego también por parte de Vélez. Los primeros fallos favorecieron a Vélez y el último benefició a Luján. Ahora se define en Asamblea en donde necesitamos esa cantidad de votos. Lo que sabemos es que la concurrencia es obligatoria y el que no vaya tendría una multa monetaria. Vélez y Luján exponen sus expedientes y luego votan todas las entidades afiliadas a Fe.Me.Bal que tengan más de un año en cualquier liga. No sabemos exactamente cómo es el procedimiento ya que muy pocas veces se llegó a esa instancia. Nos comentaron que sería a mano alzada.

- ¿Pudieron averiguar si Vélez cuenta con el apoyo necesario?

Se ha hablado con los delegados de otros clubes, más que nada los entrenadores que tienen conocidos. Pero a la hora de levantar la mano no podés asegurar que aquel que te dijo que te iba a votar lo termine haciendo, porque hay muchas cosas en el medio. En la opinión pública tenemos apoyo de otros clubes, porque a nadie le gustaría que le pase. Nosotras también tenemos amigas y conocidas en otros clubes y les fuimos con la verdad. Pecamos de inexpertos, pero no tuvimos mala intención en nada. Las cosas las hicimos como las teníamos que hacer. Propusimos que cualquier duda que se tenga pueden acercarse a Vélez a preguntar y pedir explicaciones. Si quieren ver algo, se lo mostramos a quien tenga consultas. No tenemos nada que esconder ni algo que no proponer.

- ¿Están ilusionadas con un fallo a favor?

Estamos intentando prepararnos para todo. Para lo mejor y para lo peor también. Somos las más grandes y tenemos que tener la madurez para entender que hay nenas entrenando y hay que buscar la manera de contenerlas.
Fe.Me.Bal va a estar siempre, vamos a ser siempre afiliados a ellos. Hay que agachar la cabeza y seguir sea cual fuere el resultado.

- ¿Un último mensaje que quieran dejar?

Es difícil estar en un club de fútbol, porque ese deporte tiene la prioridad. Al principio no estábamos tan ligadas a lo que es el Departamento Deportivo. Pero hay que recalcar que tanto ellos como el Departamento de Legales se hicieron cargo del tema. Nuestra coordinadora nos cuenta que Legales no sabía nada del reglamento de Handball, pero se pusieron a investigar y armaron una defensa excelente. No se falló a favor de Vélez por otras cuestiones, que no tiene que ver con lo que se preparó. Está muy bueno sentirse apoyadas por el Club y mucha gente importante que trabaja en el mismo. Vélez está haciendo valer su peso como club grande. Pero también hay que decir que el club querellante tiene más poder en el deporte. Luján es muy importante en el deporte femenino, tiene jugadores y entrenadores en la Selección.


Desde aquí, al igual que lo hacen las chicas, apelamos a que los delegados voten a consciencia. Que voten pensando en qué mensaje le van a dejar a los deportistas que representan con su decisión. A nadie le gustaría que le robaran desde un escritorio los puntos que se ganaron en el 40x20. Se pide lo que se ganó justa y merecidamente en el terreno de juego.

SE GANA EN LA CANCHA.


Escrito por Emilio Carranza (@EmiCarranza11 en Twitter).