14.9.15


UNA MÁS Y VAN

14.9.15

 | CAT 3 - CAVS 0 | Pobre. Desorientado. Desencajado. Esos son algunos de los adjetivos que se le puede atribuir a este Vélez que solamente demuestra un declive futbolístico. ¿Dónde están las ideas? ¿Dónde está el trabajo?


Hoy se está viviendo un momento muy difícil – no estoy descubriendo nada – que parece empeorar cada vez más. Las dudas hacia dirigentes, cuerpo técnico y jugadores van aumentando y las soluciones, por lo menos adentro de la cancha, no aparecen. El hincha volvió a sufrir un golpe bajo: fue derrota 3-0 con un rival que guardó jugadores, no jugó su mejor partido, pero lo ganó holgadamente. ¿El fútbol? Bien, gracias. 

Ya se puede ver un equipo partido. Miguel Ángel Russo, en un intento desesperado por salvar una situación que pesa cada vez más, prueba variantes tácticas con absoluta ineficacia: con cuatro defensores o con cinco, el resultado es el mismo: Vélez falla por sus errores conceptuales (e infantiles) y lo paga muy caro. El mediocampo, aquel que debería generar equilibrio, se nota golpeado por las constantes variantes (Cubero, Desábato, Compagnucci y Romero están en constante rotación) y no logra hacerse dueño de la pelota. Sólo quedan por salvar las apariciones de un Doffo con demasiadas responsabilidades para su corta edad, o un Caraglio muy retrasado para hacerse partícipe de la pelota. Fruto de esta des-conexión en la idea, se plantan dos delanteros: el ataque aumenta en cantidad, y quizás también en calidad, pero se falla abajo, y eso siempre te termina costando los tres puntos. 

Contra Tigre no fue la excepción. El tándem de Nanni - Caraglio – junto con Doffo de enganche – se vio perjudicado por un error que hoy es más grave de lo que se creía: la defensa. Fallas en la marca, fallas en la concentración, constante faltas e innumerables errores infantiles bordean una pésima actuación que contagia al grupo. El improvisado medio, por las lesiones de Cubero y Romero (como si fuera poco), estuvo más volcado en el ataque que en la tarea de defender; fruto de esto, la pelota pasaba limpia por éste sector hacia el problemático fondo. De la delantera, sólo queda por decir que ajustando algunas cosas, la funcionalidad de Nanni y Caraglio dará sus frutos: dos delanteros le hacen bien a Vélez. Si bien parece que el equipo mejoró en ataque -contra Tigre llegó en mayor cantidad de ocasiones y generó varias jugadas – las pobres actuaciones, fruto de un dominó de errores, ensucian una mejoría que por momentos asoma. ¿Error del jugador o falta de trabajo?


Escrito por Franco Vignozzi (@FranVignozzi en Twitter).