25.8.15


LA COSTUMBRE DE NO GANAR

25.8.15

 | CAC 0 - CAVS 0 | "¿Hasta cuándo éste Vélez?", resuena en la cabeza cuando un partido termina. No es para menos; cada encuentro que el Fortín dispute, sin importar el rival, lo hace dejando una muy pálida imagen. Parece levantar cabeza en los primeros tiempos, pero la baja en los segundos: moneda corriente en el flujo de malos rendimientos que hay en el equipo. 


Colón – equipo que, al igual que Rafaela, está por debajo de Vélez en la tabla – fue la parada del equipo dirigido por Russo el día sábado. El resultado, el mismo: malo. No por los números, sino por la imagen final que da el equipo. Parece salir a buscar los tres puntos cuando empieza el partido, pero se encuentra con su propia ineficacia – o miedo - que se potencia en los 45 minutos finales. Sumado a esto, la imagen repetida de todos los fines de semana: malos rendimientos y errores infantiles. Vélez, lo de siempre.

En el análisis de juego, solamente cabe destacar un enorme partido de la dupla de mediocampistas centrales. Desábato - Compagnucci demostraron un crecimiento muy grande a la hora de recuperar la pelota – especialidad nata, ya demostrada, de Kolacha – para luego dirigirla hacia un compañero – tarea restante que se le asigna a Lucio. El resto, con altibajos muy marcados, como los de Asad y Doffo (que sin embargo son las cartas más importantes que tiene este equipo para tratar de marcar una diferencia), e inclusive la defensa, que a los golpes trata de hacer presencia. Por encima de todos, siempre, se encuentra la razón por la que Vélez no incursiona en los puestos aún más bajos: Alan Aguerre: la figura del torneo de transición para el equipo. A nivel colectivo, obviamente, el nivel es muy bajo: las conexiones entre los mediocampistas y el único delantero son casi nulas, y es en parte por un planteo que escatima más de lo que propone. 

Y la pregunta vuelve a caer a la discusión: ¿Hasta cuándo éste Vélez? Y las respuestas podrían apuntar hacia un DT que está en el ojo de la tormenta, o de los jugadores, que tampoco colaboran en una situación muy complicada. El momento es duro, y Vélez no levanta cabeza. ¿Es momento de resignarse? ¿O todavía hay lugar para una mejoría?


Escrito por Franco Vignozzi (@FranVignozzi en Twitter).