27.7.15


VERGONZOSO

27.7.15

 | CAVS 0 - COBB 2 | Un nuevo capítulo en esta historia que se repite fin de semana de por medio. Esta vez, un equipo que vagaba por el fondo de la tabla. Sin embargo, este Vélez siempre da la chance de salir victorioso al rival: fue 0-2 con Olimpo. Un nuevo ítem en la lista del balance general – futbolístico – para revisar a fin de año. 


"Con posesión de la pelota, pero sin ideas", pudo haber sido la frase que mejor adjetive lo sucedido el sábado. Sin embargo, hurgando en esa frase se puede encontrar varias cosas escondidas: abundantes desatenciones tácticas, falla en la conexión, error en la resolución de jugadas, falta de compromiso y poca generación de juego. Este cóctel permite que el rival genere peligro y, como en este caso, se lleve el triunfo de visitante. 

Sí, es cierto que resulta un tanto absurdo poner en tela de juicio la actuación de un equipo que tiene jóvenes en casi todas las posiciones. "La actitud no se negocia", una frase tan repetida por hinchas y propios jugadores se va repitiendo tantas veces que ya pierde credibilidad. Sin embargo, esa actitud no coincide con la evidente falta de juego con la pelota: nebulosa para un mediocampo- encargado de la generación – que no tuvo la participación deseada, y desde allí, la pobreza para abastecer al único delantero, que pasó casi desapercibido, y tuvo que retrasar muchos metros su posición para encontrarse con la pelota. La defensa, una incertidumbre en cuanto a su funcionamiento: esta danza de nombres que varía en la zaga defensiva no cumple con las expectativas. La desatención a la hora de marcar es una causa común en esta improvisada defensa que parece no trabajar cuestiones tácticas en pelotas paradas o jugadas de contraataque. Apenas unos chispazos de Delgadillo, que jugó pocos minutos y Doffo, el As que todavía no encuentra compañía, animaron, aunque sea un poco, el juego del fortín. El resto, poco y nada.

El problema es notorio y alarmante. Las responsabilidades caen, lógicamente, en quienes son los de mayor edad en el equipo – tanto dentro, como fuera de la cancha- ya que deberían ser ellos quienes calmaran las aguas e intenten buscar el rumbo. ¿Tiempo de cambio o de aguantar lo que se venga?

Escrito por Franco Vignozzi (@franvignozzi en Twitter).