15.7.15


MERITORIO

15.7.15

 | VÉLEZ 2 - TIGRE 2 | Vélez salvó un partido para el recuerdo. Sin un constante dominio, hizo meritorio el trámite y se llevó un punto.


Luego de la aún dolorosa Copa América, el José Amalfitani volvía a lucirse para recibir a Vélez. Con tiempo previo de trabajo, el equipo dirigido por Russo mostró una leve mejoría, aunque sólo le duró 45 minutos.

Y es que con una defensa improvisada y varios debuts, es muy difícil poder hacer buen pie y salir victorioso; sumatoria de circunstancias que se le agregan al presente de Vélez. En un más que destacable primer tiempo - para algunos, el mejor del campeonato - el equipo mostró mucho juego asociado e intensidad la hora de volcar el ataque y tratar de abastecer al nuevo único delantero: Milton Caraglio. Individualidades destacables, como las del pibe Doffo y el refuerzo Pérez, trataron de tapar los evidentes problemas de la defensa central, fruto de la improvisación por expulsiones: Cardozo y Gianetti tuvieron un partido para el olvido, con muchas fallas (varias de ellas infantiles) y numerosas desatenciones que, en algunos casos, dejaron vulnerable al equipo. Con ayuda y relevos de un medio campo que - sin muchos sobresaltos - estuvo atento para cortar y distribuir, el juego se hizo un poco más vistoso: el Perro Romero se agigantó para hacerse dueño del medio. Luego, el equipo enteró se desmoronó y no encontró rumbo: cedió espacios al rival y bajó el nivel. Pagó muy caras las consecuencias.

Punto alto de mejoría para este Vélez que ya no se desespera cuando las cosas no fluyen. El juego del equipo parecía correr bajo la frase "Si no encontrás pase, volvé a empezar". El Fortín hizo uso de la calma para tratar de encontrar el espacio (algo tan de antaño como extrañado). Sin embargo, los errores del fondo – lugar todavía a mejorar mucho - dejaron casi en absoluta libertad al rival, que no perdonó. Pero dos jugadas aisladas - una de ellas tristemente desafortunada - le dieron un sorpresivo, pero justo, empate.

El hincha debe esperar. El rodaje de los pibes en la alta competición hará que haya más buenos momentos que malos. La mejoría es evidente.


Escrito por Franco Vignozzi. (@franvignozzi en Twitter)