11.11.14


POR POCO

11.11.14

 | COLUMNA DE OPINIÓN | Vélez jugó ampliamente mejor frente al líder, aunque se le escaparon los 3 puntos. Caraglio se reivindicó. Varios puntos altos para un Fortín que mantuvo el invicto de local: en Liniers, las cosas cambian.


Los primeros 45 minutos fueron para disfrutar: la presión alta y el hambre de no dejar hacer historia a este River, que viene de racha, demostraron que el equipo se hace sentir de local. Con un sacrificio enorme, manteniendo el orden, el poderío ofensivo dejo a las claras que, en lo futbolístico, Vélez fue más que su par. Mantuvo su control hasta que River encontró el gol. El juego de ambos después cayó en un pozo. 

Caraglio abrió el grito fortinero. Recompensa por el sacrificio por el equipo: hace varias fechas viene demostrando que a pesar de la falta de gol, contribuye bien haciendo de pívot para los laterales. Corrió de manera admirable y luchó por cada pelota: complemento perfecto de Pratto. Sentenció la actuación con un gol y se llevo más de una vez los aplausos en cada jugada. Cubero, con su partido aparte, mantuvo los pies sobre la tierra y ordenó una defensa que tuvo un gran partido. Controló los ataques y neutralizó a los delanteros hasta tal punto que pasaron casi desapercibidos. El medio fue para el aplauso: garra en la defensa y hambre en el ataque. Los pibes siguen demostrando cada vez más que no existe brecha entre los experimentados y ellos. 

Párrafo aparte para Pratto (nuevamente). Alma y garra. Faltó el gol (la chance estuvo), pero su actuación es para destacar partido tras partido. No dejo jugar a la defensa y fue clave en el ataque, dejó a las claras que está en un momento superlativo. Su actuación frente a River hizo que más de un dirigente millonario se agarrara la cabeza por no darle fin a la novela del mercado de pases de verano.

Pese a no conseguir los 3 puntos, la imagen que dejó el conjunto del Turu fue más que buena. Le faltó un poco para bajar a River. Sin embargo, lo importante era no perder y mostrar una buena imagen. Tarea cumplida.

Escrito por Franco Vignozzi. (@franvignozzi en Twitter)