13.10.14


JUGADOR POR JUGADOR

13.10.14

 | VÉLEZ 4 - OLIMPO 1 | El Fortín volvió al triunfo tras seis fechas de sequía. Si bien la victoria era importantísima, también era clave recuperar el buen nivel de juego que apareció durante algunos pasajes del partido. Un Pratto bestial y un gran mediocampo, las claves del éxito.


Sosa (4.5): Desde que tuvo ese incidente con la gente tras el empate ante Atlético Rafaela en la fecha 8, no volvió a ser el mismo. O no al menos el que habíamos conocido. Ya no es ese arquero que transmitía una seguridad increíble, que parecía invulnerable. Ahora ocurre todo lo contrario: cada vez que lo atacan, pareciera que algo va a pasar. Si bien Cubero es el principal responsable en la jugada del gol de Olimpo (falla el despeje), el arquero debió haberse quedado debajo de los tres palos y no salir a buscar la pelota. Luego no tuvo mucho de qué preocuparse.

Pérez Acuña (7): Muy buen partido del juvenil fortinero. Se redimió de su endeble partido en La Plata ante Gimnasia. Tiene la fiereza de Poroto para la marca y la proyección de Papa para el ataque. Cuando se desprende, aprovecha su velocidad para llegar al área y lanzar unos centros realmente buenos. Participó de la jugada en el gol de Ferreira y le dio también la asistencia a Cáseres para el cuarto.

Cubero (5.5): En líneas generales fue aceptable el encuentro para el capitán fortinero. Volvía tras la suspensión, ésta vez como marcador central, y estuvo firme durante casi todo el partido, salvo en la jugada antes mencionada, que es la que hace que su puntaje fluctúe un poco.

Domínguez (6.5): Controló bien a los delanteros que fueron a su choque. Le aportó al equipo esa solidez defensiva que tanto se le exige. Además fue salida prolija. Y tuvo el plus del gol: marcó el tanto que abrió el camino de la victoria, con un buen cabezazo. Importante que hable poco y juegue más, Vélez lo necesita como un caudillo.

Papa (6): Cumplió 300 partidos con la V azulada en el pecho y redondeó una correcta actuación. No tuvo grandes problemas en el aspecto defensivo y cumplió en el ofensivo. Se proyectó con buen criterio, como en sus mejores épocas. Reapareció su sociedad con Cabral y eso es muy saludable para el equipo.

Ferreira (7): ¡Apareció Brian, por fin! No se le exige en vano al volante canterano, tiene con qué, lo demostró en Inferiores y Reserva. No es sencillo el salto a Primera, a algunos les cuesta más que a otros, pero ya había tenido algunas oportunidades desperdiciadas. Jugó de gran forma, asociándose con los volantes centrales y también con los delanteros. Sus marcadores no pudieron agarrarlo nunca. Y coronó su muy buena actuación marcando su primer gol en Primera. A seguir así.

Desábato (5.5): Los sesenta minutos que estuvo en cancha, cumplió. No sobresalió, ni sufrió, cumplió. Tiene una dolencia que lo viene aquejando desde el partido con Gimnasia y se nota. El doble cinco con Romero es el mejor que se podría formar, con Cabral jugando suelto y un poco más adelantado. Ojalá Kolacha recupere su buena forma rápidamente.

Romero (7): Sensacional partido del Perro. Volvió al nivel que nos tenía acostumbrados. En la semana había salido de un entrenamiento tras torcerse el tobillo, pero se recuperó de gran forma y jugó espectacular. Corrió, metió, cortó y jugó. Hizo todo bien. Qué importante es para Vélez que aparezca de esta manera.

Cabral (7): Con el regreso de Desábato, el Turu corrió al Taza al costado izquierdo. No había tenido buenos rendimientos en sus anteriores incursiones jugando por la línea. Ésta vez fue distinto. No va a hacer toda la banda, porque no lo siente, no está en su ADN. Juega suelto y un poco más adelantado del doble cinco. Cuando se tira más al medio para ser eje y conducir, deja el carril descubierto para que Papa llegue por sorpresa. Es clave su buen andar para que Vélez juegue al fútbol.

Pratto (8): La figura. El mejor del equipo, una vez más y van.. Va por izquierda, por derecha, por el medio. Baja a buscar cuando no le llega. Colabora con la marca. Va al suelo, recupera, asiste. Corre, corre y sigue corriendo. Y encima hace goles. El suyo, y tercero del equipo, es una obra maestra, el fiel reflejo de lo que Lucas representa: corta una jugada de ataque rival, toca a un costado, pica al vacío (le saca varios metros a los defensores rivales), para la pelota con el pecho, deja desairado al último marcador y define rompiéndole el arco al portero. Simplemente Lucas Pratto.

Caraglio (6): Levantó su nivel respecto a los últimos encuentros. Se lo notó en mejor forma física, más rápido. Colaboró mucho en la recuperación de la pelota, está más involucrado en ese sentido. Se junto y asoció muy bien con Pratto. De hecho el gol de Lucas viene tras un gran pase suyo. Se está tirando mucho atrás y a veces se complica con la pelota en los pies. Debería buscar más el área, jugar más de nueve, lo que mejor hace.

Cáseres (7): Saltó al terreno de juego a los 15 minutos del complemento en reemplazo de Desábato. Se ubicó, primero, en la posición de Ferreira, quien pasó al otro costado, dejando a Cabral en el medio con Romero. Luego cambió de banda. Arrancaba desde el medio, pero con obligaciones ofensivas. Ingresó con la actitud y las ganas de siempre. Contagia. Está en gran nivel, a pesar de no jugar mucho. Marcó en último gol con una volea cruzada que se colgó del ángulo, golazo.

Rolón (6): Vio acción a los 70' por Brian Ferreira. Volvió tras tres semanas de parate debido a un desgarro en el muslo derecho. Se recostó sobre la derecha, su costado habitual, e intentó hacer todo lo que no pudo en esas fechas que estuvo ausente. Ida y vuelta incansables. Estrelló un cabezazo en el travesaño de Champagne. Otra pieza recuperada.

Villalba: Entró a cancha por Caraglio faltando cinco minutos para la finalización del partido, no alcanza para ser calificado.

Escrito por Emilio Carranza. (@EmiCarranza11 en Twitter)