7.9.14


SIN DEFINICIÓN

7.9.14

 | VÉLEZ 0 - NEWELL'S 0 | El Fortín volvió a demostrar que está para pelear los primeros puestos pero la falta de efectividad no le permitió conseguir los tres puntos. Empató sin goles ante la Lepra y es puntero junto a River hasta que juegue su partido.


La previa del partido ilusionaba a los aficionados neutrales, quienes tenían expectativas de ver buen juego de ambos lados. Esta premisa se cayó con el transcurso de los minutos en el Estadio José Amalfitani. Como es costumbre con todos los equipos que pisan el Teatro de los Estadios, Newell’s se achicó y jugó al contragolpe, esperando una falla de Vélez. El equipo del Turu, en cambio, salió a buscar el partido desde el pitido inicial.

La primera clara del partido se originó a través de una sublime pared realizada entre Papa y Correa, que mediante un centro de Coco permitió a Rolón cabecear dentro del área, pero el remate se fue por encima del larguero. Vélez mantuvo un buen nivel y esto se vio reflejado en el campo de juego; Cardozo fue quien tuvo luego la posibilidad de abrir el marcador tras un córner ejecutado por Leonardo Rolón.

A los 20 minutos Lucas Pratto recibió una asistencia de Caraglio y el Oso quedó mano a mano con Ustari. El número 12 del Fortín no calzó bien la pelota y el arquero leproso la agarró sin problemas. Pasados cinco minutos de esa chance, Milton Caraglio volvió a asustar al conjunto rosarino. El delantero recibió un centro de Papa, la acomodó e intentó tirar una chilena, que terminó superando el alambrado que divide la popular local del césped.

El local mostró un buen juego durante todo el partido, circuló la pelota y desbordó por ambas bandas. El lado izquierdo fue el que mostró mayor precisión, con un gran nivel de Emiliano Papa que se conectó constantemente con Jorge Correa y ambos le trajeron problemas a la defensa de Newell’s. Por el otro lado, Fabián Cubero estuvo impreciso, tiró pelotazos y quedó pagando varias veces en los contragolpes del visitante. Por el mismo sector, Rolón tuvo un partido bueno, sumándose al ataque y colaborando en defensa.

Una de las principales virtudes de este Vélez comandado por José Flores es la presión constante en tres cuartos de cancha. Los volantes y delanteros no dieron respiro al sector defensivo del equipo de Gustavo Raggio. El portero rojinegro intentó jugar en varias oportunidades con el balón por el piso pero, debido al empuje fortinero, las pelotas terminaron más de una vez en las plateas del Estadio Amalfitani.

En los últimos quince minutos de la primera etapa hubo un cese de posesión del local e imprecisiones defensivas, lo que generó un lógico avance del rival, que tuvo algunos mano a mano con Sebastián Sosa, quien siempre reaccionó bien.

Para el segundo tiempo no cambió el panorama, Vélez mantuvo el nivel pero no lograba penetrar la línea defensiva del rival, que estaba totalmente dispuesto a jugar de contraataque. Con respecto a esto, es destacable que el equipo del Turu tuvo partidos de dominio total y ataque continuo, con contrincantes que buscaron salir de contra, pero igualmente fueron escasas las veces en las que los cuatro del fondo quedaron mal parados.

A los 12 minutos el entrenador de la visita realizó dos cambios, ingresaron Scocco e Isnaldo para darle frescura al ataque. Ambas entradas fueron adecuadas, ya que la Lepra comenzó a manejar un poco más el balón. Fue por eso que el director técnico de la V decidió meter en cancha a Lucas Romero por Rolón y Yamil Asad por Pratto; el primero por cuestiones tácticas, el segundo por una lesión del Tanque (le harán estudios el lunes, sería un desgarro). 

Con el empuje de su gente, el local era más y el área visitante era bombardeada con centros de un equipo que no podía atravesar el planteo del adversario. El último cambio del Fortín fue el ingreso de Ramiro Cáseres por Correa. El dueño de la pelota siguió siendo Vélez, que durante el tiempo adicionado tuvo dos chances muy claras. La primera fue con un potente remate de cabeza de Milton Caraglio, que Ustari logró rechazar con sus manos por encima de su arco. La segunda, un buscapié en el último minuto que Cubero no pudo desviar por centímetros.

Finalizó el partido y quedó una sensación rara, tanto en los jugadores como en las tribunas. Como dijo el Turu, se perdieron dos puntos. Durante todo el partido se tuvo el control de la pelota pero esto no se pudo concretar. Vélez comparte la punta con River, que se puede despegar a tres puntos en caso de ganarle esta tarde a Tigre.

Escrito por Ezequiel Ortega. (@Eze_VG en Twitter)