25.9.14


MALA COSTUMBRE

25.9.14

 | VÉLEZ 0 - ATL. RAFAELA 0 | Deja vú. El Fortín nuevamente dio una muy pálida imagen frente a un Rafaela que pudo irse tranquilamente con los 3 puntos. Esta vez, el gran salvador fue Sebastián Sosa. Vélez no sabe para qué lado va y, mientras tanto, sigue perdiendo chances.


La Pratto-necesidad golpea más fuerte la realidad fortinera: desde que el Oso se fue, el juego cayó notablemente y no hay nadie que haga de puente entre el medio y el ataque. Los delanteros están casi pintados. Ninguno pone la pelota en el piso para generar el juego; el medio está desolado y la defensa no puede aguantar la ola de ataques. 

Me parece haber escrito esto ya hace varios fines de semana, hablando de un Vélez irreconocible, desorientado. La historia se repite – tristemente – fin de semana a fin de semana. El rival cambia. El juego no. El trabajo de la defensa es, después de la labor del arquero, el más difícil: cualquier error se puede transmitir en un gol o una ocasión clarísima, y la confianza de los 11 que salen a la cancha potencian el nerviosismo; es por ello que la defensa tuvo un partido muy tenso, y en una desatención las cosas derivaron en un penal que, afortunadamente, contuvo Sosa. 

El clásico párrafo dedicado al mediocampo y a la delantera esta vez es casi nulo. El juego que generamos es muy pobre: en el segundo tiempo tuvimos una sola chance, y fue recién a los 31 minutos. El resto, agua. Con Nanni ahora afuera por lesión y con Pratto en sendas de recuperación, la delantera casi no está. Caraglio no está fino y el acompañante de turno no le genera lo que necesita. 

Otra vez se dejó pasar una chance importantísima de hablar de cosas serias en el torneo. Por lo pronto, no se sabe qué Vélez va a salir a la cancha la próxima fecha, y ahora, lo extra-futbolístico también nos juega en contra.

Escrito por Franco Vignozzi. (@franvignozzi en Twitter)