29.8.14


JUGADOR POR JUGADOR

29.8.14

 | VÉLEZ 1  - LANÚS 0 | Cuarta presentación del Fortín, cuarto triunfo consecutivo. Ni el más optimista imaginaba un comienzo semejante. En esta ocasión, a base de esfuerzo, solidaridad e ir al frente siempre, se le ganó a un rival complicadísimo como el Granate de los Barros Schelotto.


Sosa (7): Correctísimo partido del uruguayo. Cerró su arco por segundo encuentro consecutivo. Tuvo una actuación típica de arquero de equipo grande: pocas llegadas, aunque complicadas, y respondió de muy buena manera.

Cubero (6): En líneas generales, aceptable labor para el capitán fortinero. Más activo en defensa que en ataque. Tuvo que bailar con la más fea (Junior Benítez) y ganó más de las que perdió. Viene en levantada.

Domínguez (6): Otro que viene en ascenso. En el primer tiempo controló bien a Melano, pero perdió en la larga con Silvio Romero. En el complemento levantó. Firme por abajo, pero le sigue costando la pelota aérea. Destacable también su voz de mando para ordenar la defensa en los momentos más complicados.

Papa (6): Al igual que Cubero, defendió más de lo que atacó. No se vio su incansable ida y vuelta. El sistema de tres puntas de Lanús lo obligó a estar un poco más pendiente de la marca. Y cumplió. Pese a su baja estatura, se cansó de ganar de arriba ante delanteros más altos.

Rolón (7.5): Sensacional partido del juvenil rosarino que cada día se afianza más en el carril derecho. Cuando fue "ocho", corrió, metió y jugó. Ante la salida de Cubero, se ubicó de "cuatro" y anuló a Benítez primero y a Acosta después. Sus últimos rendimientos están haciendo que el público vaya olvidando (en el buen sentido) a Agustín Allione. Merecido.

Desábato (7.5): Fantástico partido de Kolacha, una vez más. Es el equilibrio. Defiende, defiende y juega. Recupera, limpia y juega. Hace todo bien. Y se entiende casi a la perfección con Cabral, su compañero en el doble cinco. Se subió al podio en todos los partidos del Fortín hasta hoy.

Cabral (7.5): Extraordinario encuentro del otro volante central velezano. A su exquisita zurda, ya conocida, hace rato le sumó marca y un impresionante sentido de ubicación. Siempre está ahí. Es salida limpia desde el fondo. Pocas veces pierde la pelota. Y tiene destellos de magia que, además de hacer levantar a los plateístas para aplaudir, hacen crecer en confianza tanto a él como al equipo.

Asad (5): Regular partido del Turquito. Fue de mayor a menor. Arrancó con ganas, enchufado, yendo hacia adelante. Pero, con el correr de los minutos, fue mermando su actuación. El segundo tiempo lo padeció hasta que el Turu decidió, correctamente, sacarlo.

Pratto (8): Monstruoso. Arrollador. Brillante. Incontenible. Todos los calificativos le quedan chicos.
Ya no hay más palabras para describirlo. Corre tanto o más que los corredores. Baja, se viste de enganche y asiste. Y por si fuera poco, también convierte. Lleva cuatro goles en igual cantidad de encuentros. De pie ante semejante distinto.

Nanni (4): Continúa siendo el punto más flojo del equipo. No consigue levantar su nivel. Intenta por adentro y fracasa. Sale en busca de la pelota y tampoco logra ser determinante. Da ventajas desde lo físico, no está para salir desde el arranque.

Caraglio (6.5): Nuevamente fue el primer cambio del Turu, ingresó a los 56 minutos por el Pistolero. El manual del pívot se lo conoce de memoria. Gana de arriba, aguanta de espaldas y toca hacia los costados.
Partícipe necesario del gol, dándole, mediante una bonita pared, la asistencia al Oso. Pide titularidad a gritos.

Ferreira (4): Pisó el verde césped a los 67 minutos en lugar de Asad. Dio un paso atrás respecto al encuentro ante Arsenal. Cuando al equipo le brotaba actitud en todos los sectores, él parecía en otra sintonía. Entró algo dormido y displicente. Este Vélez batallador y solidario, lo expone aún más en ese sentido. Ya es momento que muestre algo de valía.

Romero (6.5): De posible titular a última variante: vio acción a los 75' por Cubero. Se ubicó en el medio, levemente recostado hacia la derecha. Y jugó a lo Romero: perro de caza para la marca, despliegue y juego asociado. El sensacional nivel de Desábato hace que no se extrañe tanto, pero es pieza clave en el plantel. De quedarse en el club, agradable problema tendrá el técnico para armar el mediocampo. Nosotros, contentos que así sea.

Escrito por Emilio Carranza. (@EmiCarranza11 en Twitter)