11.5.14


Recuperando la identidad

11.5.14

El Turu decidió poner lo mejor (adjetivo que corresponde al peso del nombre únicamente) en cancha para el partido frente a Colón. Todos saben que estas últimas fechas son una parada importante para el equipo. Es ambiguo. Funciona como recuperación de puntos y de confianza.

El equipo titular hacía fechas que no le encontraba la vuelta a los partidos. Su única victoria en 5 partidos fue con los pibes frente a Central, un contundente 4-1 que generó todavía más presión y suspicacias. "Pase lo que pase, con los pibes hasta el final del torneo" se animaron a decir algunos. Pero el Turu está en el puesto por algo y sabe que poner al equipo titular le ayuda a ganar la confianza que necesitan frente a un Colón que a pesar de que venía de una derrota, demostró ser un rival aguerrido y con ganas de campeonar, lo que lo hace agresivo. El equipo se vio confiado. Sabe lo que tiene que hacer, y como hacerlo. La calma fue un adjetivo que nos caracterizó muy bien y parecía estar perdido pero que en este partido reapareció. La conexión y el fútbol simple, a dos tiempos cuando es necesario o haciendo una pausa funciona de maravilla en este equipo con buen pie.

Cuando Canteros se enciende marca la diferencia, tiene esa distinción que lo hace presa fácil de muchos equipos para llevárselo. Sabe cómo conectarse, cómo encontrar la jugada más eficiente con un Mauro que no usó tanto la individualidad y decidió dar la oportunidad de que se juegue al fútbol. Bien merecido los dos goles, porque fue participe con toques claros, y porque es su despedida en Liniers. Broche de oro, ovación y saludo a la gente. Pratto siempre atento, siempre haciendo el "juego sucio". Demostrando porqué tiene puesto el apodo de Oso: va para adelante y no lo para nadie, y recurre a lo lírico de ser necesario. Caño, gambeta y "pase" a Mauro para que abra el marcador. El equipo funcionó bien en todos lados, no sólo en su ataque. Pérez Acuña ratifica partido a partido que una futura ausencia de Cubero no va a generar un agujero en el equipo. Papa sigue demostrando que no se oxida ni baja su rendimiento, arrojando una efectividad del 100% en sus pases (38 de 38), y exhibiendo ese juego que nos tiene acostumbrado que lo hace parecer un volante por izquierda y no un defensor. 

Una victoria cómoda con un rival que puso en apuros dos oportunidades al uruguayo Sosa, pero se encontró con las tapadas, ratificando el gran nivel que tiene hace varios partidos. La gente disfrutó de la despedida del equipo como local este campeonato. Así como disfrutó de la oportunidad y privilegio de ver lo que sea quizás la despedida de más de un jugador en casa. Se dio espació para los pibes, claro. Una tarea bien hecha. Un trabajo bien cumplido en todos los lados de la cancha. Lamentablemente este nivel no se reflejó en los demás partidos del semestre. Sin embargo, el aplauso final fue unánime y esta merecido. Vélez jugó bien y da gusto ver como recupera la memoria de a poco. La gente sabe que este semestre es de transición con un nuevo DT. Se puede cerrar de buena manera si el domingo que viene se gana un partido importante en el Nuevo Gasómetro. Vélez sabe quién es. Esta es su línea, su estilo.

Escrito por Franco Vignozzi. (@franvignozzi en Twitter)