10.5.14


¿A la Copa sí? ¿O no?

10.5.14

Hacía mucho que Vélez no llegaba a un final de semestre sin pelear por ningún título. Si bien no se podrá disputar por una corona más, al Fortín aún le restan dos partidos que ganar para cumplir el objetivo de ingresar a la Copa Libertadores 2015.



Algunos hablan de mal comienzo de temporada. Otros, más duros ellos, piensan que fue un rotundo fracaso. Personalmente no concuerdo con esto último, pero sobre eso me explayaré en otra ocasión. Vélez no pelea por levantar otro trofeo, pero aún batalla por entrar a la próxima Copa Libertadores de América, meta que se trazó el plantel en el vestuario post eliminación ante Nacional de Paraguay.

Quedan dos fechas, dos partidos, para la finalización del torneo local: Colón y San Lorenzo. El primero, hoy desde las 19.20 en el José Amalfitani. El segundo, casi con seguridad el domingo próximo en el Bajo Flores. Ambos conjuntos superan en la tabla del Torneo Final 2014 a los conducidos por el Turu Flores. El Ciclón se encuentra además liderando la clasificatoria general, con 60 puntos, sacándole cinco de distancia a Vélez. El primero de dicha nómina clasificará de forma directa a la Libertadores entrante. Parece difícil ya que restan solo seis puntos por disputar, aunque se enfrenten en la última. Mucho más si se tiene en cuenta que Lanús (58), Gimnasia (57) y Estudiantes (56) también están por encima. De no alcanzar la cima en esta tabla, Vélez deberá ganar el próximo certamen (último torneo corto) o la Copa Argentina para poder así lograr la clasificación.

He aquí el verdadero motivo de éstas líneas. ¿Debe Vélez clasificar al máximo certamen continental? ¿Le conviene? Pregunta que se presta totalmente para el debate.

SÍ. Si uno piensa como hincha, claramente quiere ingresar. Primero que nada, por el prestigio propio de la Copa, la juegan los mejores de América. También por el honor del hincha: Vélez lleva cinco años clasificando de forma consecutiva. Luego aparece también el tema económico. Esta edición 2014, que aún no llegó a su fin, reparte gran cantidad de dinero. Vélez, por haber llegado a 8vos de final se alzó con poco más de un millón de dólares (1.005.830 para ser exactos). De haber derrotado a Nacional y accedido a 4tos de final, se hubiera hecho acreedor de 447.496 dólares. Y así mucho más, in crescendo, de haber seguido pasando de ronda. Como último, y no por eso menos importante, la Libertadores es esa chica linda que charla y coquetea simpáticamente con el feo macanudo, pero que al final de la noche se retira sin siquiera saludar. Lo peor y más triste de todo es que el feo macanudo tiene una chance considerable con otra señorita, no tan atractiva y deslumbrante como aquella, pero con otras cualidades, que desperdicia por haberse quedado dialogando con la linda que se hace desear. Dicho en criollo, sin el pan y sin la torta. La Copa es un sueño que viene truncándose año tras año. Tal como dice la canción, se convirtió en una verdadera obsesión para todos.

NO. Corriendo al fanático a un costado y analizando la situación en frío, hay puntos que no parecen muy favorables. La institución no se encuentra en un buen pasar desde el plano monetario. Más bien lo contrario. Sin querer entrar en números que no servirían de mucho, el club se encuentra bastante endeudado. El hecho de jugar la Copa Libertadores implica, casi siempre, por la ambición propia de directivos e hinchas, traer refuerzos. No se puede, si se pretende luchar ambas competencias, jugarse a pleno con los juveniles. Y para traer uno cualquiera, mejor ni traer, dicen. Si viene alguien, debe ser de jerarquía, para darle un salto de calidad al plantel. Y Vélez no está en condiciones de traer ningún jugador de ese estilo. Antes que nada, está el club. Los directivos deben y tienen que sanearlo. Poner las cuentas en orden. Si eso conlleva, no pelear o no clasificar a una Copa, hay que asumirlo. El otro punto a destacar es el detallado arriba con la metáfora de la chica linda. El fútbol argentino no está teniendo actualmente un nivel muy bueno. Hay muchos equipos que se dedican exclusivamente a no dejar jugar al rival. Lejos de pensar que eso esté mal, cada uno está en su derecho de hacer lo que crea conveniente para sí mismo, esa actitud hace que ya no se vean lindos partidos. Poco a poco desaparecen, o no juegan, los más líricos. Son reemplazados por jugadores más rápidos o fuertes. En muchos clubes se trabaja más en el gimnasio que en la cancha. A criterio de quien suscribe, eso va bajando la calidad del juego. Está a la vista que hay una debacle en el fútbol argentino. Y Vélez podría sacar provecho de ellos. Sabiéndose, quizá, un poco falto de recursos (plantel corto, muchos juveniles) podría no ir, por una noche, en busca de la conquista más linda y probar suerte con la otra. Vélez ya ha dado muestras de que cada vez que se tira de lleno a un torneo, llega al final con muchas chances.

Cada uno de los hinchas tendrá sus motivos y argumentos para defender una u otra postura. Lo cierto es que está todo en manos de los jugadores. Eso sí, que sea yendo al frente, fiel a la historia.

Escrito por Emilio Carranza. (@EmiCarranza11 en Twitter)