23.2.14


A no alarmarse

23.2.14

Vélez cayó 3-2 frente a Lanús en el Sur por la cuarta fecha del Torneo Final 2014. Sin embargo, en esta ocasión, no son todas malas, ya que el trámite del partido no fue el que se reflejó en el marcador final.

A nadie le gusta perder, lógico. Estos puntos pueden lamentarse a final de campeonato, como pasó el semestre pasado. Pero Vélez no tiene que preocuparse. ¿Por qué? Porque pudo haber ganado el partido tranquilamente, o al menos haberlo empatado. Lo terminó perdiendo por sus propios errores, por sus imprecisiones, por esos primeros quince minutos en los que parece estar dormido en el campo de juego y por un árbitro que no tuvo una buena tarde.

Aun así, no hay que alarmarse. El equipo del Turu Flores sigue jugando bien, sigue llevándose por delante al rival y sigue creando ocasiones de gol. Si Vélez está medianamente fino, te emboca; pero ayer se encontró con una gran tarde de Agustín Marchesín y con los palos que, esta vez, le jugaron en contra.
Con lo difícil que se torna mantener el nivel en el fútbol argentino, está claro que no siempre se va a dar un concierto futbolístico como el que se dio contra All Boys el martes pasado. Pero insisto, Vélez no tiene por qué preocuparse. Jugando como ayer, incluso con las cosas que faltan corregir, va a ganar más de lo que va a perder.

Por lo pronto, toca dar vuelta la página y pensar en lo que será una semana clave para el Fortín, en la que recibirá en el José Amalfitani a Atlético Paranaense por la Copa Libertadores y a Boca Juniors por el Torneo Final.

Escrito por Hernán Alvarez. (@hernanfalvarez en Twitter)