3.9.13


Boca 2 - Vélez 1: Visión Gareca

3.9.13

Vélez visitó a Boca por la quinta fecha del Torneo Final en La Bombonera. El equipo que dirige Ricardo Gareca venía de eliminar el jueves a Belgrano de la Copa Sudamericana. Sin el descanso correspondiente para sus jugadores, el entrenador espero hasta último momento para confirmar el equipo que saldría a la cancha. 
Si bien algunos jugadores que estuvieron desde el arranque, como Sebastían Domínguez, Federico Insúa, Francisco Cerro y Leandro Desábato, no habían presenciado el cotejo internacional, la mayoría del equipo que enfrentó a Boca, lo hizo sin el descanso correspondiente. Esto no es excusa para la pésima actuación de los dirigidos por Gareca, pero fue un factor influyente en el desarrollo del partido. 

Gareca se vio condicionado a la hora del armar el equipo, ya que algunos jugadores no están en condiciones físicas para afrontar dos encuentros en 64 horas. Pero el Tigre cometió el error de modificar el esquema que habitualmente utiliza, dejando como único punta a Ezequiel Rescaldani y poblar la mitad de la cancha. Tal vez la idea del técnico era poblar el mediocampo con dos jugadores de recuperación, como Cerro y Desábato, y otros tres que puedan hacerse de la pelota y manejar los tiempos del partido. 

El planteo táctico del Tigre fue contrarrestado fácilmente por Carlos Bianchi, que impuso una presión alta, primero sobre los defensores fortineros, y luego sobre el mediocampo. Esto llevo a una imprecisión permanente de los de Liniers, que se resignaban a tirarle pelotazos a Rescaldani. 

Con el partido 2 a 1 en contra para el Fortín al término del primero tiempo, Gareca dispuso el ingreso de Ramiro Cáseres por Leonardo Rolón. De esta manera, el entrenador ubicó a Cerro sobre el lateral derecho y el juvenil se instaló cerca de Insúa y Rescaldani, con la intención de generar situaciones de peligro para Boca. El ex Quilmes ya había ocupado esta posición en la primera fecha frente a Tigre y tuvo una floja actuación. Rolón, si bien no estaba teniendo un gran partido, es un autentico "4" y entiende más la posición que Pancho. Tal vez fue desacertada la salida del juvenil, y quien debería haber dejado el campo de juego era Insúa de muy mal partido. 

Luego de la expulsión de Cerro, el Tigre permitió el ingreso de Lucas Romero por Alejandro Cabral y no agregó futbolistas en la última línea, lo que llevo a exponerse demasiado a las réplicas boquenses. También, Héctor Canteros reemplazó a Insúa y cumplió la función que había tenido frente a Belgrano, pero esta vez Tito no pudo hacerse de la pelota y manejar el ritmo del equipo que contaba con un jugador menos. 

En primer lugar se le puede reprochar al entrenador el planteo que llevó a cabo en La Bombonera, otorgándole el protagonismo en demasía a su rival. Y luego, el hecho de permitir que Lucas Pratto integre el banco de suplentes sin estar en condiciones de ingresar en los 90 minutos. Con la presencia del delantero, que tuvo un gran desgaste frente a Belgrano, debió dejar fuera de los concentrados al colombiano Jonathan Copete, que quizás podía brindarle más variantes en a ataque a Gareca.

Escrito por Mateo Pernigotti. (@MateoPernigotti en Twitter)