1.9.13


Próximo rival: Boca Juniors

1.9.13

Vélez visitará La Bombonera, desde las 16.15, para medirse con el Boca de Carlos Bianchi, en el marco de la quinta fecha del Torneo Inicial 2013.

En el comienzo de la semana se decía en el club que los próximos dos partidos eran claves para el futuro del plantel. Uno, el del jueves por Copa, permitiría al equipo seguir avanzando en el plano internacional, principal objetivo en este semestre. El otro, el domingo por el certamen local, sería vital para una remontada desde lo anímico y empezar a acercarse a los puestos de vanguardia. El primer objetivo, el primer escollo, se superó. Y de qué manera. El Fortín se impuso ante Belgrano con un 2 a 0 totalmente merecido. Porque apareció el Vélez que todos queremos y el que el mundo del fútbol conoce. Ese Vélez que sabe bien a qué juega, con pelota dominada, al piso, pero a la vez vertical y punzante. Recuperó, con los ingresos de Romero y Canteros, más la revalidación de Allione, esa frescura que tanto hacía falta en el mediocampo. El equipo fue otro, porque a partir de allí, mejoran todos. A la defensa le llegan menos y los delanteros son más abastecidos, tienen más chances. De hecho, mojaron ambos. Ezequiel Rescaldani mandó a la red el primero tras una jugada colectiva para el recuerdo. Y Pratto, si bien marcó el suyo desde el punto penal, tuvo varias chances para ampliar el marcador. El equipo y la gente necesitaban de una victoria así. Muy importante. El primer paso ya se dio. 

Este domingo, jugadores y cuerpo técnico, porque los hinchas seguimos sin poder ir, irán a La Boca en busca del segundo objetivo planteado. Se sabe de antemano que no será sencillo, por supuesto. Vélez tiene un karma en ese escenario. Siempre existió el mito de que esa cancha late, tiembla y asusta a los rivales. Históricamente puede así creerse, era un recinto casi impenetrable. Pero eso en la actualidad no ocurre. Se convirtió en un estadio más, donde muchos equipos, incluso de los más chicos, han logrado llevarse una victoria. Sin embargo a Vélez le sigue costando muchísimo. Hemos visitado esa cancha con grandes equipos, a posteriori campeones muchos de ellos, pero la suerte sigue siendo, generalmente, la misma. Apenas en trece ocasiones de 82 encuentros, logramos los tres puntos. La última, el 16 de noviembre del 2008. Fue 3-2, por el Apertura, con goles de Uglessich, Nicolás Cabrera y el Churry Cristaldo. Este domingo es una buena oportunidad de repetir. Vélez viene de un gran triunfo, está reencontrándose consigo mismo, con confianza y Boca, lo contrario, navega por aguas turbias: Bianchi no encuentra un buen funcionamiento colectivo dentro de un plantel con gran jerarquía a nivel de nombres pero de poco lucimiento y entendimiento a nivel grupal. Es una buena oportunidad para lograr un triunfo y posicionarse dentro del lote de los punteros. 

Por el lado del local, lo primero a destacar es la ausencia de Juan Román Riquelme, debido a una lesión en su gemelo izquierdo. La falta del 10 es indudablemente un perjuicio para ellos y un beneficio para nosotros. Cada uno de los que lo tildan de amargo, quisieran tenerlo en su equipo. Es un distinto, un diferente, que motiva a propios y es respetado por extraños. Su falta hará que el técnico cambie de sistema táctica. Pasará del 4-3-1-2 al clásico 4-4-2 con el juvenil Joel Acosta ingresando en lugar del ídolo. El otro de los habituales titulares que tampoco podrá estar ante el Fortín es Guillermo Burdisso, expulsado en el encuentro ante Estudiantes en La Plata. Su lugar será ocupado por el uruguayo Ribair Rodríguez, quien venía haciendo las veces de volante central. Después Bianchi mantiene en cancha la formación normalmente habitual. Los once de Boca serán entonces: Orión; Marín, Rodríguez, Díaz e Insúa; Acosta, Erbes, Ledesma y Sánchez Miño; Martínez y Blandi. 

En cuanto a Vélez, el once inicial es una verdadera incógnita. Ni bien finalizó el encuentro del jueves, Gareca dijo ante los medios que, debido al poco tiempo de descanso entre un partido y otro, irremediablemente tendría que rotar un poco el equipo. Domínguez, Cerro e Insúa, ausentes por la jornada de Copa, es una fija que estarán. El gran capitán Cubero, no está siquiera concentrado, debido a algunas molestias físicas. Lo mismo que Mauro Zárate, que pese a haber jugado unos minutos en la práctica del viernes e insistir con estar bien, el técnico decidió, correctamente, no arriesgarlo. Del resto, no hay más certezas. “El equipo se los voy a comunicar a los muchachos en la charla técnica del domingo”, expresó el Tigre en Vélez Radio. El hipotético once inicial, al menos para quien suscribe, sería: Sosa; Rolón, Tobio, Domínguez y Papa; Allione, Cerro, Cabral e Insúa; Pratto y Rescaldani. Mientras que hay nueve jugadores para los siete lugares del banco: Aguerre, Cardozo, Sabia; Canteros, Desábato, Puchetta; Romero; Copete y Cáseres. Habrá que esperar a quién deja afuera el entrenador. 

El historial entre ambos indica una notable superioridad a favor de los xeneixes. Chocaron oficialmente en 161 oportunidades, con 42 triunfos fortineros, 40 empates y 79 derrotas. Como anticipé, en La Bombonera, apenas 13 victorias en 82 encuentros. Mientras que con Gareca en el banco velezano se llevaron a cabo nueve enfrentamientos con dos logros, cuatro pardas y tres caídas.


Escrito por Emilio Carranza. (@EmiCarranza11 en Twitter)