2.6.13


Próximo Rival: Boca Juniors

2.6.13

Vélez visitará este domingo, desde las 18.15, el Estadio Alberto J. Armando, conocido popularmente como La Bombonera, para enfrentarse a Boca en el marco de la décimo sexta fecha del Torneo Final 2013.
El pasado viernes, ante Quilmes, el elenco conducido por Ricardo Gareca volvió a la victoria. Se reencontró con el triunfo en el torneo local luego de diez partidos (5 empates y 5 derrotas). Sin duda era importante volver a la senda ganadora. Pero mucho más destacable fue la manera en que se consiguió. El equipo volvió a ser aquel que marcó claras diferencias con el resto en los últimos años. Vélez se reencontró consigo mismo, con su identidad, con su juego tan característico. Fue firme defensivamente, con los centrales dando seguridad y los laterales proyectándose con criterio y eficacia. A destacar el partido de Emiliano Papa, que en el momento que más se hablaba sobre su continuidad en el club, tuvo un nivel superlativo. El mediocampo combativo y solidario, luchador y de buen manejo. Y arriba esos dos tanques que comenzaron a hacer de las suyas de nuevo. Al mismo tiempo que llegó Chucky con todos sus goles, el Oso Pratto, que volvió a la posición en la cual se siente más cómodo, juega y hace jugar. El único que sigue sin encontrar su mejor nivel es el Pocho. Calidad le sobra y lo demuestra en distintos pasajes del juego. Le falta quizás ser más regular y hacerse cargo un poco más del equipo, marcar más los tiempos.

Ya enfocado en el partido ante Boca, el Tigre tiene en claro el equipo titular que va a poner en cancha. Serán dos los cambios con respecto al equipo que venció a Quilmes: Juan Sills reemplazará al suspendido Fernando Tobio y Lucas Romero hará lo propio con el lesionado Francisco Cerro. Sólo resta saber si el Chucky irá desde el arranque o no. Durante la práctica del jueves, el delantero sintió una molestia en uno de sus cuádriceps y se retiró del entrenamiento por precaución. Todo parece indicar que el goleador será de la partida. Pero habrá que esperar. En caso contrario, su lugar sería ocupado por Ezequiel Rescaldani. El equipo entonces formaría con: Sosa; Cubero, Sills, Domínguez y Papa; Peruzzi, Razzotti y Romero; Insúa; Pratto y Ferreyra (Rescaldani).

Por la vereda de enfrente, Boca llega a este partido con el peor de los ánimos. A la reciente eliminación de la Copa Libertadores en manos de Newell’s, se le suma el pésimo torneo doméstico que viene realizando. Se encuentra en la anteúltima posición, sólo superando al pobretón Argentinos Juniors. El mal clima pasó de sensación a realidad. Muchos de sus jugadores se encuentran en el ojo de la tormenta, discutidos por la gente y no se sabe si continuarán el próximo semestre en la institución. De igual modo, esto no debe ser motivo de relajación para Gareca y sus muchachos. Un equipo que viene mal, caído moralmente, cabizbajo, tiende a dejar hasta la última gota de sudor en la cancha y suele complicar más que aquel que no tiene problema alguno. 

Bianchi apostará por un equipo con experiencia para terminar el campeonato lo más arriba posible. Hará un cambio de esquema y tres modificaciones con respecto al encuentro ante Newell’s por la Libertadores. Pasará a formar con un 4-3-1-2, a diferencia del 4-1-4-1 en Rosario, y Burdisso, Martínez y Silva ingresarán por Pérez, Erviti y Blandi, respectivamente. Cabe destacar la presencia de Juan Román Riquelme. El número diez es uno de esos jugadores que escasean en nuestro fútbol y al cual hay que prestarle mucha atención. Sin pretemporada encima y con algunas molestias físicas, el enganche suele marcar las diferencias igual. Es el cerebro, un distinto. El mediocampo velezano deberá estar más atento que nunca y estarle todo el tiempo encima para no dejarlo pensar. El once inicial del local será: Orión; Marín, Caruzzo, Burdisso y Rodríguez; Erbes, Somoza y Sánchez Miño; Riquelme; Martínez y Silva.

El historial entre ambos tiene una diferencia considerable a favor de Boca, especialmente jugando en condición de local. Disputaron en total 160 encuentros en Primera, con 42 victorias velezanas, 39 empates y 79 triunfos xeneizes. En La Bombonera se vieron las caras en 81 ocasiones, con 52 victorias para el local, 16 empates y apenas 13 triunfos del fortín. La última vez que Vélez se impuso allí fue en el 3 a 2 del Apertura del 2008. Sin dudas es una parada históricamente complicada.

Escrito por Emilio Carranza. (@EmiCarranza11 en Twitter)