27.2.13


Peñarol 0 - Vélez 1: Visión Gareca

27.2.13

El Fortín visitó a Peñarol en el Estadio Centenario por la tercera fecha de la Copa Libertadores. Ricardo Gareca dispuso el mismo equipo que recibió a Deportes Iquique en Liniers. En la previa se especulaba con la presencia de Jonathan Copete desde el arranque, pero el Tigre se decidió por otorgarle una nueva oportunidad a Ezequiel Rescaldani. 
Además, luego de la lamentable lesión de Fernando Tobio que demandará aproximadamente dos meses, Gareca debía determinar su reemplazante, y se decidió por mantener a Gino Peruzzi sobre el lateral derecho y ubicar a Fabián Cubero como marcador central. 

En cuanto a la titularidad de Copete o Rescaldani, el Tigre, de buena manera, permitió el ingreso del juvenil surgido de la cantera velezana. Una de las preocupaciones que mantenía Gareca era el juego aéreo de los uruguayos, y con la presencia del ex Quilmes logró contrarrestar en reiteradas ocasiones esta virtud del local. Rescaldani pivoteó, aguantó y bajó muchas pelotas que permitieron que el Fortín mantenga la pelota luego de los saques de arco de Sebastián Sosa o los rechazos de los defensores. Tal vez, el pibe se ubicó muy lejos del área ya que Vélez no generaba juego ofensivo y debía bajar demasiado para contactarse con el balón, y no le permitió tener ocasiones de gol. 

Era un encuentro muy disputado en la mitad de la cancha donde Francisco Cerro, Fernando Gago y Federico Insúa era permanentemente presionados por los volantes de Peñarol y no le permitían a los volantes fortineros tener la posesión de la pelota y darle juego al equipo. Desafortunadamente, a los 28 minutos de la primera mitad el ex Real Madrid sintió una molestia en el aductor derecho y debió ser reemplazado. De esta manera, Gareca mandó a calentar a Juan Ignacio Sills y Lucas Romero. En una correcta decisión del técnico, hizo ingresar a Romero que fue determinante para el desarrollo del partido. El pibe se ubicó al lado de Cerro y le dio mayor frescura al equipo, relevó a Pancho y logró buenas asociaciones con Insúa y Lucas Pratto. 

Ya en la segunda parte, Vélez con Insúa haciéndose presente y generando mayor vuelo ofensivo, lograba manejar el partido a su manera. Como es habitual en el equipo de Gareca, el Fortín lateralizaba el juego, pero no lograba romper con la defensa del carbonero. Por esto, era inminente el ingreso de un jugador que pudiera desequilibrar a los uruguayos. En el banco de suplentes, Gareca contaba con Brian Ferreira y Copete para que pudieran cumplir con esta función. A los 27’, el Tigre hizo ingresar al colombiano en lugar de Rescaldani, y así fue como el Fortín abrió el marcador cuando el moreno desbordó por izquierda y colocó un centro atrás para la llegada de Pratto que convirtió el único tanto del partido. 

Un minuto antes al agónico gol de Vélez, Ricardo Gareca había mandado al campo de juego a Agustín Allione en lugar de Iván Bella, que no había tenido un buen partido. El Tigre insiste con Bella como volante derecho, a pesar de su perfil cambiado. Tal vez, puede que se le reclamarle esto al técnico, pero tampoco tiene un recambio de jerarquía que pueda ocupar esa posición. En distintas situaciones ha probado a Allione y Peruzzi desde el comienzo, pero no han respondido de la mejor manera. De todas formas, ésta no es la ubicación conveniente para Bella, los defensores rivales saben que va a enganchar para su pierna más hábil y cuando intenta evitar dicha jugada se le complica demasiado, ya que se le dificulta resolver correctamente con su pierna derecha. 

Ahora, el Tigre deberá resolver quién será el reemplazante natural de Tobio. Tal vez opte por mantener a Peruzzi y Cubero, que han respondido correctamente cuando debieron hacerlo. O quizás regrese el Poroto al lateral derecho y ubique a Sills o Sabia en la zaga central. El Fortín tendrá en estos días mayor descanso (recibe a San Martín de San Juan el próximo lunes), y Gareca podrá buscar la mejor opción para el elenco fortinero.