8.1.13


Jugadores, dirigentes van pasando

8.1.13

Así dice la canción de Vélez en la que amanecemos con ganas de ir al Amalfitani. Quizá sea una de las canciones más representativas de lo que es el amor por el Fortín porque cada día nos levantamos con ganas de ir a alentar al Campeón y verlo durante 90 minutos pero también tenemos que ser conscientes que los jugadores que están jugando ahí son temporales (salvo excepciones). (INCLUYE VIDEO)


En los últimos días leí que mucho de los fortineros trataban de traidor a Juan Manuel Martínez por haberse ido a Boca Sarsfield, ese equipo azul y amarillo que cada vez se acerca más a ponerse una V en la camiseta como la que representa a nuestro equipo.
Sentí la necesidad de expresar mi opinión porque me parece que a veces se confunde al jugador con la pasión. Todos y cada uno de los jugadores están trabajando, levantarse cada día y entrenar para mejorar es parte de su trabajo y hay algunos que se sacrifican más por la camiseta que visten como hay otros que desprecian esto y sólo les importa la plata como a cualquier persona que trabaja y busca ganar la mayor cantidad posible. Hay pocos casos de jugadores que aman a su club y dejan la vida solamente por ese club como es el caso de Cubero que es hincha de Vélez y lo demuestra en cada pelota que disputa como también en sus actitudes fuera de la cancha.
También hay que saber diferenciar a los ídolos de los grandes jugadores. Ídolo es aquel que ama al club, deja la vida y tiene una gran trayectoria en el mismo. Un gran jugador es aquel que no es hincha del club pero que igualmente deja todo en la cancha esté en el equipo que esté y puede dar muchas alegrías donde juegue.

¿Se puede tratar de traidor a un jugador que pertenece a otro equipo y vuelve a Argentina porque no tuvo la continuidad deseada en un gran club brasilero como el Corinthians? Recordemos que Martínez no tenía nada que ver con Vélez y que si los dirigentes querían podían ofertar pero el gran contrato que tiene no puede ser bancado por un equipo argentino al menos que éste se endeude.
¿Por qué olvidar todas las alegrías que nos dio vistiendo la V azulada metiendo goles, festejando campeonatos y gozando a los rivales al ritmo del "Ole"? ¿Por qué olvidar ese gol que le hizo a Racing esa tarde en Avellaneda donde eludió a medio equipo haciéndonos recordar el gol de Maradona a los ingleses?
¿Por qué tratar de traidor a un jugador que jamás habló mal de Vélez y siempre destacó que el Fortín es uno de los mejores clubes en Argentina?
No hay que confundir los tantos. Hay muchas palabras para definir a los jugadores según su paso por el club. Ídolos son pocos y hay que entenderlo, esos que dan la vida como cualquiera de nosotros. Grandes jugadores son esos que dejaron su marca en el club pero que no aman los colores y su paso por el club es historia. Trabajadores son aquellos que no les importa donde juegan y se guían por la plata.
JUGADORES, DIRIGENTES VAN PASANDO, LA BANDA SIEMPRE QUEDA Y TE VA A ALENTAR.

Nota escrita por @EzzeOrtega.