14.11.12


La ilusión que me condena

14.11.12

Y acá estamos hermano! Acá estamos jodiendo y molestando de nuevo... Con la palabra ILUSION tatuada en la frente. Con ese grito, ese llanto y ese abrazo final contenido. Acá estamos de nuevo, una vez más, rompiéndole las pelotas a Olé, al gordo puto de Farinella, a la AFA y a todos esos forros anti-VÉLEZ que si pudieran nos borrarían del Universo. Lo lamento por ustedes muchachos! Años y años de laburo, de hacer las cosas bien, de aguantar a los pibes de abajo, de priorizar al Club y sus números y no los nombres, años de no hacer compras pelotudas y vendehumo como ustedes; lo lamento, chicos, gócenla, la tienen bien adentro! Si esto es ser un “club chico”, somos el más grande de todos los clubes chicos…
Y acá estamos hermano, de nuevo. Las famosas 4 patas: dirigentes, jugadores, cuerpo técnico y, la más importante, VOS! Si, vos, que estás leyendo estas líneas… Todos nosotros! Créeme que tenés mucho que ver, hermano! Cuando pagás tu cuota, cuando juntás de a puchitos los 60 mangos de visitante, cuando alentás, cuando cambias y dejas todo por ir a ver a Vélez, cuando caminas el barrio con la V azulada, cuando te ves de golpe cantando alguno de los cientos de himnos que tenemos. Pero calma, hermano, calma! Debemos mantener los pies sobre la Tierra. Tranquilos, humildes, sin soberbia. Como nos enseñó Bianchi, como nos enseñó Chila cuando decía “no hay que contar los pollitos antes de que nazcan” y como promulga el Tigre, partido a partido.

Pero, ¿cómo se hace para no pensar? ¿Cómo haces, hermano, para no ilusionarte? ¿Cómo no imaginar un Amalfitani que reviente este domingo? ¿Cómo no pensar en lo que será la venta de entradas contra All Boys, donde solo vamos a poder ir, un 5% de los que realmente quieren ir? ¿Cómo no pensar en que después sigue Unión y que, quizás, si aquel le gana a aquel otro y que si el otro empata con el otro otro pero pierde aquel otro contra ese otro, se puede festejar antes y en casa? ¿Y cómo no cerrar los ojos e imaginar lo que puede llegar a ser esa ruta a Rafaela la última fecha? Intento, hermano! Te juro que intento tener tranquilidad y no pensar pero no puedo. Esta ilusión y esta locura que genera Vélez, me gana.

Releo esto y se me eriza la piel. Quiero llorar, quiero abrazar a alguien y que saltemos juntos cantando una de Vélez  Se me vienen cientos de personas a la mente: mi viejo, mi abuelo, mi nene (que con 11 ya la tiene re clara de vueltas olímpicas), los pibes, todos! Pienso en Dios, en santos, en vírgenes, en religiones, en promesas. Y ahora si se me llenan los ojos de lágrimas mientras escribo y les juro que es verdad. No puedo más! Tiempo, apurate, pasa rápido, carajo!

Mi corazón va a mil, como el tuyo. Lo siento tan cerca! Me siento tan feliz! Vos Vélez Sarsfield, vos y solo vos nos provocás esto! Y ahí estaremos, como siempre, como nos corresponde, COMO DEBE SER! Y ahí tenés que estar, donde sea, como sea, donde juegue, en las cuatro finales que faltan, sin excusas, sin pretextos, sin peros, marcando prioridades, es solo una vez por semana y Vélez te necesita. Y AHÍ VAS A ESTAR, CARAJO! Con tu hijo, con tu papá, con tu mamá, con tus hermanos, hermanas, con los pibes, solo, o con quien mierda sea… Pero tenés que estar! Porque es hermoso esto que estamos viviendo, hermano, porque somos una familia, porque somos Vélez y este amor incondicional e infinito, se lo merece!